Zelenski exige ante la ONU un «castigo justo» contra Rusia

Zelenski exige ante la ONU un «castigo justo» contra Rusia

Rusia Más de 1.000 detenidos en las protestas: «¡Yo no voy a morir por Putin!» Desde China a Uzbekistán Los socios de Putin le dejan solo en la guerra

Volodimir Zelenski habló ayer miércoles ante la Asamblea General de la ONU en circunstancias muy especiales. Sin americana, y con su tradicional camiseta verde, el presidente de Ucrania se dirigió a la comunidad internacional por teleconferencia desde su país, que ha vuelto a ser amenazado con un ataque nuclear por parte de Rusia.

Había hecho falta una votación en la ONU para permitir a Zelenski enviar un mensaje sin estar presente en Nueva York. De los 193 países miembros, solo siete votaron en contra. Zelenski los nombró, uno a uno: Rusia, Bielorrusia, Cuba, Nicaragua, Siria, Corea del Norte y Eritrea. Fue al final de su discurso, que concluyó, también de una manera inusual: con una ovación de un minuto de los asistentes en el Plenario.

Zelenski acabó diciendo: «Les deseo paz». Poco antes había declarado que «estamos listos para la paz», y que, por eso, «el mundo está con nosotros». Pero la paz pasa por cinco condiciones que no son negociables: la restauración de la integridad territorial de su país, garantías de seguridad frente a posibles agresiones en el futuro, el pago de indemnización por parte de Rusia y plena libertad a Ucrania para aliarse con otros países. En otras palabras: la neutralidad de Ucrania, que Kiev llegó a plantear en alguna ocasión para tratar de apaciguar a Moscú, ya no está sobre la mesa. Si algo ha logrado Putin es reforzar la independencia de Ucrania.

Asimismo, volvió a denunciar la invasión rusa y la destrucción que ha causado y reclamó al resto del mundo «un castigo justo», para Moscú porque, dijo, «se ha cometido un crimen contra Ucrania».

Por su parte, en el mismo foro, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, lanzó una advertencia a Rusia sobre el uso de armas atómicas en Ucrania. «Rusia está eludiendo los ideales de no proliferación nuclear abrazados por todas las naciones, y está haciendo amenazas irresponsables sobre el uso de armas nucleares», dijo Biden, que añadió: «Ninguna guerra nuclear puede ganarse».

Era la segunda vez en cuatro días en la que Biden advertía al dictador ruso Vladimir Putin contra el uso de armas atómicas en Ucrania en mensajes destinados a tener la mayor repercusión posible. La primera ocasión había sido el domingo, en una entrevista emitida por la cadena de televisión CBS, en la que dijo, dirigiéndose a Putin, «no lo haga, no lo haga», en referencia a una guerra nuclear. El presidente estadounidense añadió que, si Rusia emplea esas armas, la respuesta de Estados Unidos «sería relevante».

Y ayer volvió a hacerlo, solo que esta vez en el foro diplomático más relevante del mundo.

Las referencias a las armas nucleares del discurso de Biden fueron una especie de resumen sobre el sombrío tono general de esta edición de la Asamblea de la ONU, marcada por la invasión rusa de Ucrania, por la crisis energética y de alimentos mundial, por la nueva guerra fría entre EEUU y China, por el retorno de la inflación, y, en los últimos dos días, por la decisión de Vladimir Putin de sentar las bases para anexionarse parte de Ucrania y llamar a filas a 300.000 civiles rusos para combatir en ese país. La lucha contra el cambio climático, la ideología de género y otros temas de más largo plazo que solían centrar gran parte de los discursos y foros que se producen en paralelo a la Asamblea han quedado aparcados en un segundo plano este año debido a la imposibilidad de ignorar la guerra.

Biden arrancó, de hecho, su discurso refiriéndose al ataque de Rusia a Ucrania, que calificó de «irresponsable» y «no provocado», y que, recordó, ha llevado a 40 países de la ONU, a prestar ayuda al Gobierno de ese país. El presidente de Estados Unidos acusó a Rusia -«un estado miembro el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas», como él mismo recordó- de «intentar borrar del mapa a un Estado soberano» en lo que constituye «una violación descarada de los principios fundamentales de la Carta de la ONU». Pero Biden no limitó sus críticas a Moscú. Reafirmando el tono halcón de su Gobierno, también lanzó duras críticas a la proliferación nuclear de China, que está embarcada en un masivo programa de construcción de bombas atómicas, y Corea del Norte.

Deja una respuesta