El colegio del tiroteo de Uvalde será demolido

El colegio del tiroteo de Uvalde será demolido

Tiroteo de Uvalde Biden: «Estoy harto y cansado de esto. Tenemos que actuar» EEUU Un policía pudo disparar al tirador de la escuela en Texas pero no lo hizo por miedo a herir a los niños

Un «fracaso abyecto». Con esas palabras ha descrito el jefe de la policía estatal de Texas la actuación de los agentes durante el tiroteo en el colegio Robb Elementary de Uvalde, Texas, donde 19 niños y dos profesoras perdieron la vida tiroteados por un joven de 18 años, Salvador Ramos. Según Steve McCraw, el jefe de policía del distrito escolar, Pete Arredondo, «decidió poner las vidas de los oficiales por delante de las de los niños».

McCraw ha confirmado que tres minutos después de que el tirador entrara en el centro educativo y se atrincherara en una de las clases, la policía accedió con suficientes armas y munición como para haber acabado con Ramos mucho antes y haber podido salvar vidas de los estudiantes. En lugar de eso, Arredondo prefirió esperar a que llegaran refuerzos de otras partes del Estado, casi una hora después.

McCraw ha añadido de manera enérgica que los policías de Uvalde esperaron por una llave, la de la clase, «que nunca hizo falta», explicando que la puerta no se podía cerrar desde dentro. Al parecer, una de las profesoras solicitó arreglar las cerraduras antes del tiroteo puesto que no podían cerrar con llave. «No creo, según la información que tenemos en este momento, que esa puerta haya estado asegurada alguna vez», ha dicho McCraw. «La puerta no estaba asegurada». Los policías ni siquiera trataron de abrirla. Esperaron a que llegase la llave.

Masacre en Uvalde

En una comparecencia especial ante el comité del Senado, el director del Departamento de Seguridad Pública de Texas ha acusado directamente a Arredondo de cometer error tras error durante la masacre de Uvalde y de haberse saltado todos los protocolos establecidos de actuación para situaciones similares. El resultado de su torpeza fue la peor masacre en un colegio de Estados Unidos en casi una década.

El principal señalado, sin embargo, ha negado estar a cargo de la escena en ese momento y ha esquivado las peticiones de entrevistas de varios medios estadounidenses para aclarar el porqué de sus decisiones la mañana del 24 de mayo.

McCraw ha explicado, además, que 19 minutos después de que Ramos entrara en el colegio fuertemente armado ya había 19 agentes dentro protegidos con chalecos antibalas y escudos policiales. También que se produjeron varias llamadas al servicio de emergencia por parte de estudiantes ya estando dentro y que Ramos siguió disparando, desmontando la teoría de Arredondo, que manejó la situación como si fuera una crisis de rehenes y no un tiroteo masivo e indiscriminado.

El jefe de policía del distrito escolar de Uvalde está siendo investigado y se espera que se conozcan las conclusiones del comité a mediados de julio. «Lo único que impidió que un pasillo de dedicados oficiales entrara en las aulas 111 y 112 fue el hombre al mando», ha asegurado McCraw. «Los oficiales tenían armas, los niños no tenían ninguna. Los oficiales tenían chalecos antibalas, los niños no tenían ninguno. Los oficiales tenían entrenamiento, el sujeto (Ramos) no tenía ninguno».

Deja una respuesta