Padres de tres jóvenes desaparecidos piden a presidente mexicano seguir el caso

Cientos de personas participan en una manifestación este martes a un año de la desaparición de jóvenes estudiantes de cine, en la ciudad de Guadalajara, estado de Jalisco (México). EFE

Guadalajara (México), 19 mar (EFE).- Los familiares de los tres jóvenes estudiantes de cine presuntamente secuestrados, asesinados y disueltos en ácido en marzo de 2018 rompieron su silencio al pedir este martes al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, darle seguimiento al caso.

«Le solicitamos esté atento a este caso como lo está haciendo con otros jóvenes que están desaparecidos», dijo Sofía Ávalos en una conferencia de prensa al cumplirse un año de la desaparición de estos jóvenes en un caso que estremeció a la sociedad mexicana.

Marco García, Javier Salomón y Daniel Díaz, estudiantes de cine de la Universidad de Medios Audiovisuales (CAAV), fueron secuestrados, asesinados y disueltos en ácido por miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) el 19 de marzo de 2018, según la versión de la Fiscalía de Jalisco.

La investigación estatal, atraída después por la Procuraduría (Fiscalía) General de la República, apuntó que estos jóvenes fueron confundidos con miembros del Cártel Nueva Plaza, rival del CJNG.

Una vez privados de la libertad, estos jóvenes fueron llevados a una finca del municipio de Tonalá, estado de Jalisco, donde Javier Salomón fue torturado a muerte y sus compañeros fueron asesinados.

Después, se llevaron sus cuerpos a otra casa donde los introdujeron en botes con ácido sulfúrico para disolver sus cuerpos.

En ambas casas la fiscalía encontró manchas de sangre y muestras biológicas que coincidían con el ADN de Marco y Daniel aunque hasta ahora no hay evidencias que coinciden con las de Javier Salomón.

A nombre de los padres, Ávalos, madre de Marco García, dijo hasta ahora habían decidido no dar declaraciones pero que ahora piden al fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, «se avoque a la búsqueda y localización» de los jóvenes pues mantienen la esperanza de encontrarlos con vida.

«Que se avoque a la búsqueda y localización inmediata de nuestros hijos por ser un derecho humano de nosotros y de nuestros hijos de tener un acceso real y efectivo a la justicia y a la verdad de su paradero», declaró.

Aseguró que se han mantenido en una «búsqueda incansable» para encontrar a sus hijos y reveló que pidieron la intervención del Comité contra la desaparición forzada de las Naciones Unidas para que les ayudara a que la investigación avanzara más rápido, aunque no dio más detalles de la misma.

El aniversario del caso generó movilizaciones en las que compañeros de Marco, Daniel y Javier Salomón exigieron justicia a las autoridades que avance la investigación y se castigue a los culpables.

Por la mañana estudiantes del CAAV se manifestaron y colocaron un «jardín de la memoria» en la llamada «Glorieta de las y los desaparecidos», en el corazón de la zona rosa de la ciudad de Guadalajara, como un acto simbólico para recordar a sus compañeros.

Horas más tarde cientos de estudiantes acompañaron a colectivos de familiares de víctimas de desaparición quienes salieron a las calles para pedir al gobierno estatal «su obligación» de encontrarlos a todos

«Es una fecha emblemática dado que el día de hoy hace un año desaparecieron tres jóvenes con un futuro exitoso, nos solidarizamos con ellos y con sus familias y le decimos al gobierno que no son tres, somos todos (los afectados)», afirmó Guadalupe Aguilar, de la organización Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos Jalisco.

Señaló que la desaparición, el narcotráfico y la trata de personas «no serían posibles sin la colusión de las autoridades de los tres niveles de gobierno», por lo que los ciudadanos y las víctimas desconfían «de quien se supone que debe protegernos», señaló.

El fiscal de Jalisco Gerardo Octavio Solís dijo este lunes a medios de comunicación que los seis detenidos por el caso de los estudiantes podrían quedar en libertad, debido a que la investigación no se realizó conforme a derecho.