Ni Magallanes ni Ronaldo abren la grieta entre España y Portugal

Ni Magallanes ni Ronaldo abren la grieta entre España y Portugal 

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell (i) y su homólogo de Portugal, Augusto Santos Silva, en rueda de prensa ofrecida tras la reunión que han mantenido este viernes en Lisboa. EFE

Lisboa, 15 mar (EFE).- Portugal y España dan por superada la polémica sobre la primera vuelta al mundo protagonizada por Magallanes y Elcano y quieren aprovechar ese capítulo de la Historia para proyectar el futuro, en un contexto de “excelentes” relaciones que no se presta a “inventar rivalidades”.

Con este espíritu se reunieron hoy en Lisboa los ministros de Asuntos Exteriores de España, Josep Borrell, y Portugal, Augusto Santos Silva, para repasar temas de interés común y constatar la sintonía entre los dos países.

En su comparecencia ante los medios, las preguntas sobre la enésima polémica relacionada con el V centenario de la primera vuelta al mundo que inició en 1519 el portugués Fernando de Magallanes y concluyó en 1522 el español Juan Sebastián Elcano permitieron a los ministros insistir en que las conmemoraciones serán conjuntas y que las diferencias están zanjadas, al menos por el momento.

Ambos aclararon que la iniciativa original de Portugal de solicitar a la Unesco la declaración de la circunnavegación como Patrimonio Mundial de la Humanidad sin mencionar a España será sustituida por una más amplia presentada no sólo por los dos países sino por otros territorios por los que pasó la expedición de los navegantes.

“Tratamos de la conmemoración del V Centenario de la primera gran experiencia de globalización que conmocionó a la humanidad. Iniciada por un portugués al servicio de un rey español, organizada por España y concluida por un marino español”, dijo el ministro luso.

“Queremos usar la Historia para proyectar el futuro y orientarnos hoy con la inspiración de ayer y el proceso de globalización”, agregó Santos Silva.

“Este es un momento para cualquier cosa menos para inventar rivalidades”, añadió Borrell. “Excepto en el fútbol”, le interrumpió su colega portugués. “Ni en eso creo yo, ahora que Ronaldo ya no juega en el Real Madrid”, bromeó el ministro español.

“Lo importante es proyectarnos hacia el futuro uniendo nuestro esfuerzo y nuestra voluntad de cooperación”, insistió Borrell.

Sobre la crisis abierta en Europa por el “brexit”, ambos coincidieron en que hay que esperar el resultado de la decisión de Londres para tomar decisiones en Bruselas.

“La pelota está en el lado de los británicos”, resumió el ministro portugués.

En caso de que Londres apruebe el acuerdo la próxima semana, “sería fácil concluir todos los procedimientos legislativos antes del 30 de junio”, apuntó. Pero, “si fuera rechazado, el Reino Unido podrá pedir una extensión y tendrá que justificar ese pedido”.

Para Borrell, si Londres no acepta “la prórroga tendrá que ir más allá del 30 de junio porque hay que buscar una solución radicalmente distinta a la que se ha rechazado”.

“Lo peor que nos podría pasar, sería que el Reino Unido se quedase en la Unión Europea porque no encuentra la puerta de salida. Desearíamos que se quedaran porque quieren quedarse, no porque no saben como salir”, dijo Borrell.

“El Reino Unido puede siempre, en cualquier momento, decidir continuar en su casa, que es la Unión Europea”, apostilló Santos Silva.

También sobre Venezuela, ambos se mostraron de acuerdo en la necesidad de buscar una “solución pacífica” que, coincidieron, “pasa por elecciones presidenciales libres y justas” y, subrayó Borrell, “el rechazo a cualquier clase de intervención militar extranjera” en el país.

En la agenda bilateral también el cierre de la central nuclear de española de Almaraz, próxima a la frontera, previsto para 2027 y 2028, y las iniciativas conjuntas para frenar la despoblación.

Mar Marín

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion