Nadal-Federer, el clásico que regresa año y medio después

Nadal-Federer, el clásico que regresa año y medio después 

El tenista suizo Roger Federer se enfrenta al polaco Hubert Hurkacz durante su encuentro en los cuartos de final del torneo Indian Wells en California, este viernes. EFE

Indian Wells (EE.UU.), 15 mar (EFE).- Rafael Nadal y Roger Federer frente a frente, por trigesimonovena ocasión y por primera vez en más de año y medio (Shanghái, 2017). El clásico que no cesa y que regresa en semifinales de Indian Wells, primer Masters 1000 de la temporada, con la incógnita del estado de la rodilla del español.

“Es un regalo poder competir a estas alturas de nuestras carreras”, dijo Nadal a una pregunta de Efe. “Es bonito. Ojalá pueda estar preparado para competir como me gustaría competir”, agregó.

El español lidera el registro de enfrentamientos directos con una marca de 23 victorias y 15 derrotas, si bien el suizo se ha impuesto en dos de los tres partidos que han disputado en el desierto californiano y en los últimos cinco que han jugado de forma global.

“No creo que importen mucho esos partidos, para ser honesto. Ha pasado mucho tiempo, desafortunadamente para nuestra rivalidad, o para mí”, dijo Federer.

“Rafa está a un mejor nivel que en Australia. Parece sano. Cuando está sano y en un lugar donde está cómodo como es Indian Wells, es muy duro jugar contra él”, concedió el suizo antes del partido de cuartos del final del español con el ruso Karen Khachanov, donde Nadal sufrió un pinchazo en la rodilla derecha.

“Repasaré las cosas que hice bien aquí, pero no puedes simplemente copiar y pegar y jugar exactamente como entonces”, valoró sobre la última vez que se vieron las caras en el desierto californiano, cuando Federer despachó a su rival en 2017 por 6-2 y 6-3 en octavos de final.

El de Basilea tiene una ligera ventaja respecto a Nadal en los partidos jugados en superficie dura con 11-9 a favor.

Se trata de la tercera rivalidad más frecuente del tenis, tras los 53 partidos que han medido a Nadal con Djokovic y a los 47 de Federer con Djokovic.

“Si no viera este partido como algo especial significaría que no amo este deporte y no aprecio la historia de este deporte. No es el caso. Claro que es un partido especial”, reconoció el balear en conferencia de prensa.

“Pero al final es un partido más de tenis, ¿no? No es que vayamos a jugar al ajedrez mañana. Aunque sea entre nosotros, y aunque sea más especial que los demás, es un partido de tenis y el objetivo es el mismo: jugar al máximo nivel posible”, apuntó.

Nadal tiene el récord de títulos en un Masters 1000 (33) y puede igualar a Federer en el número de victorias en este tipo de torneos (367 para el suizo y 365 para el español).

A pesar de su voluntad de jugar mañana, el balear se mostró cauteloso.

“He tenido un pinchazo en la rodilla y no sé cómo me levantaré mañana. Durante el partido he aceptado la situación y por suerte estoy tan acostumbrado a estas cosas que he podido encontrar la manera de sobrevivir y ganar”, dijo el español sobre su gran victoria frente a Khachanov.

“Estoy especialmente satisfecho de mi mentalidad. Ha sido un resultado especial tras haber sufrido. Tiene mérito y un significado especial”, apuntó.

Ambos tenistas llegan al duelo de mañana sin haber cedido un solo set.

“La ilusión de poder competir es especial. Debería ser un partido de alto nivel si estamos al cien por cien ambos. Necesito estar rápido de reacción y con todo en su sitio para poder competir con garantías de éxito. Si no, será muy difícil”, declaró.

El duelo entre Nadal y Federer se jugará tras la otra semifinal que disputarán el austríaco Dominic Thiem y el canadiense Milos Raonic a las 18:00 GMT.

Raonic ha ganado los dos partidos en los que se han enfrentado previamente.

Antonio Martín Guirado

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion