Los salvadoreños ponen a prueba la capacidad de reacción con un simulacro de terremoto

Los salvadoreños ponen a prueba la capacidad de reacción con un simulacro de terremoto 

Personal del Instituto Salvadoreño del Seguro Social participa hoy, 7 de noviembre de 2018, en un simulacro de evacuación por terremoto en San Salvador. EFE

San Salvador, 7 nov (EFE).- Más de un millón de salvadoreños, entre empleados públicos y privados, estudiantes, maestros y autoridades, participaron hoy en el Tercer Simulacro Nacional ante Terremoto con el objetivo de medir la capacidad de reacción de los ciudadanos ante este tipo de eventos.

En la actividad, a la que se sumó el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, también participaron miembros del Ejército, de la Policía Nacional Civil (PNC), cuerpos de socorro, representantes de organismos internacionales y personal de las alcaldías de los 262 municipios.

El director general de Protección Civil, Jorge Meléndez, explicó durante la inauguración del simulacro, que se realiza cada año en el país centroamericano, que el propósito del ejercicio “es concienciar a la población que este tipo de eventos pueden ocurrir en cualquier momento, por lo que debemos de estar preparados”.

“Es indispensable estar preparados ante estos eventos para reducir el número de víctimas y, si es posible, tomar las medidas para evitar el colapso de edificaciones”, señaló Meléndez.

Durante la actividad, que estaba programada para el pasado 10 de octubre pero que fue suspendida por las lluvias que afectaron al país, se realizaron evacuaciones y prácticas de primeros auxilios que fueron dirigidas por miembros de los comités de seguridad de cada institución u organismo.

Según Protección Civil, el simulacro, en el que también se fomentó la cultura de prevención, involucró a más de 4.000 instituciones públicas y privadas, 5.177 centros educativos públicos y 883 privados.

La actividad implicó un proceso de organización, planificación, preparación y capacitación que “prepara y sensibiliza a la población en general ante un posible sismo de gran magnitud”.

En el Tercer Simulacro Nacional también participó el presidente salvadoreño, quien catalogó de “exitoso” el evento e indicó que “se cumplió con el propósito de estar preparado para cualquier desastre y prevenir la pérdida de vidas humanas”.

El adiestramiento se llevó a cabo en el marco del 31 aniversario del sismo de magnitud 5,7 en la escala de Richter que sacudió el país el 10 de octubre de 1986, que se cobró la vida de unas 1.500 personas y dejó más de 200.000 damnificados, especialmente en la capital.

De acuerdo a datos de Protección Civil, El Salvador es uno de los países en el mundo que presenta mayor vulnerabilidad a fenómenos de origen natural.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion