Las telecos vuelven a invertir en España, pese a la caída de su facturación

El presidente de la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC), José María Marín Quemada, en la presentación de un informe. EFE/Ballesteros

Madrid, 15 jul (EFECOM).- Aunque la facturación y el empleo de las telecomunicaciones en España mostraron cierto estancamiento en 2018 -con una caída en los cobros a hogares-, la inversión se recuperó y subió el 14 %, la portabilidad batió récords y la banda ancha fija de alta velocidad duplicó su ritmo de crecimiento.

Así se desprende del informe anual sobre el sector presentado este lunes por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que detalla que en 2018 la facturación del sector se elevó el 0,7 % hasta los 34.516 millones de euros, con un avance del 3,2 % en los ingresos mayoristas (hasta 9.276 millones) y una caída del 0,2 % en los minoristas (25.240).

Igualmente, el empleo rondó los 58.657 trabajadores, lo que supone una caída del 0,1 %, aunque se calcula que, incluyendo los puestos indirectos, del sector viven unas 600.000 personas.

Por contra, las inversiones alcanzaron los 5.340 millones de euros, un 14,1 % más que en 2017, lo que supone romper la tendencia a la baja registrada en años previos y, aunque incluye 524 millones destinados al pago de licencias, muestra el esfuerzo realizado en el despliegue de redes fijas de fibra hasta el hogar y telefonía móvil 4G.

«Si bien el volumen de ingresos y empleo se han mantenido relativamente estables, la inversión ha crecido un 14 % tras dos años de moderada caída, lo que es buena noticia teniendo en cuenta las necesidades de inversión en el inmediato futuro», ha dicho el presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, al presentar el informe.

En el mismo sentido se ha pronunciado el consejero de la CNMC Bernardo Lorenzo: «Estamos a las puertas de una nueva generación de móviles (5G) que seguramente duplicará o más las cerca de 50.000 estaciones que hay en España».

Marín Quemada ha destacado también el «formidable» crecimiento en el ritmo de contratación de accesos de banda ancha, que se duplicó en 2018 respecto de 2017, lo que «manda un claro mensaje del dinamismo» que vive el sector.

Según el informe, en España hay ya más de 56,3 millones de accesos de banda ancha fija hasta el hogar, especialmente de fibra óptica, que en un año han aumentado el 22,2 %. Así, el 74,2 % de las 11,3 millones de líneas de banda ancha fija tienen más de 30 megabites por segundo (con un avance interanual del 10 %), mientras que la de acceso ultrarrápido (más de 100 mbps) crecieron un 58,7 %, un ritmo que es más del doble que el logrado en 2017 (27,7 %).

Así, España es ya el país con más líneas de fibra hasta el hogar (el segundo en grado de penetración) de forma que «en zonas rurales estamos por encima de la media de las zonas rurales europeas e incluso de las zonas urbanas europeas», ha querido destacar Lorenzo.

Marín Quemada también ha destacado que la portabilidad combinada de números fijos y móviles ha alcanzado un récord, al superar los 10 millones, algo que atribuye a que «el consumidor cada vez tiene más claro lo que quiere» y ha advertido al sector de que se trata de «una realidad a tener muy en cuenta».

De cara a este año, el máximo responsable de la CNMC ha ofrecido toda su colaboración al Gobierno para la transposición de directivas europeas y una vez más ha reclamado más competencias para este organismo, en línea con las que tienen «otras agencias del entorno europeo».