La Policía kazaja detuvo a 700 personas en las protestas electorales

Agentes de la Policía detenían a seguidores de la oposición en una calle de Nur-Sultan, antigua Astana, este lunes. EFE

Nur-Sultán, 11 jun (EFE).- La Policía kazaja detuvo a 700 personas entre el domingo y el lunes en protestas contra las elecciones presidenciales y el resultado electoral, informó hoy el Ministerio del Interior, que defendió el trabajo de los agentes y volvió a asegurar que las marchas fueron instigadas desde el exterior.

La portavoz del Ministerio, Nurdilda Oraz, confirmó a Efe que en la capital kazaja, Nur-Sultán, y en Almaty, la segunda ciudad del país centroasiático, fueron detenidas 500 personas el domingo, de las que a 400 se les exigió responsabilidad administrativa.

La jornada electoral se vio empañada por los arrestos, efectuados por un gran dispositivo policial, y por el bloqueo de Internet por parte de las autoridades.

Las imágenes dieron la vuelta del mundo y la acción policial fue criticada el lunes por observadores internacionales de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) como violación a las libertades fundamentales de reunión y expresión.

El lunes, cuando se supo que el presidente Kasim-Yomart Tokáyev había ganado con casi el 71 % de los votos, las protestas volvieron a la calle y la Policía practicó otras 200 detenciones, de las que 150 acarrearán consecuencias.

El Ministerio del Interior indicó en un comunicado que se garantizó el nivel de seguridad y orden público necesario «para permitir a los ciudadanos participar libremente en el proceso de votación durante las elecciones presidenciales» anticipadas.

Esta institución reiteró que las protestas en Nur-Sultán y Almaty fueron organizadas por partidarios activos de Elección Democrática de Kazajistán, una organización extremista proscrita en el país, «siguiendo las instrucciones de sus líderes en el extranjero», a fin de «desestabilizar la situación política durante los comicios».

El banquero prófugo Mujtar Abliázov, actualmente en Francia, utilizó las redes sociales para llamar al boicot e instigar las protestas, especialmente entre los jóvenes.

Interior también señaló que a raíz de «la propaganda masiva en las redes sociales por parte de los activistas de Elección Democrática de Kazajistán, éstos consiguieron atraer a un número importante de ciudadanos a estas acciones ilegales, involucrándoles así en la comisión de delitos y la confrontación con las fuerzas de la ley y el orden».