AKK llama a reafirmar alianza transatlántica, pese a diferencias con EEUU

La presidenta de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Alemania, Annegret Kramp-Karrenbauer. EFE/Archivo

Berlín, 12 jun (EFE).- La presidenta de la Unión Cristianodemócrata (CDU), Annegret Kramp-Karrenbauer -conocida como AKK en medios y círculos políticos alemanes- llamó hoy a reafirmar la alianza transatlántica, pese a las diferencias que puedan existir actualmente entre Europa y EEUU.

AKK, sucesora de Angela Merkel al frente de la CDU, dijo que no podía haber una actitud «equidistante» entre regímenes como el de Vladimir Putin en Rusia y Recep Tayyip Erdogan en Turquía y el gobierno de Donald Trump en EEUU.

«No puede haber equidistancia. Lo que nos une a EEUU son valores comunes y cada vez que oigo mencionar al presidente Trump en la misma listas con autócratas como Putin y Erdogan siento que se trata de una expresión de equidistancia inadmisible», dijo al inaugurar un simposio germano-americano.

«Al presidente Trump se le puede criticar en muchas cosas y se le critica también en EEUU por parte de la oposición y de la prensa. Pero mientras en EEUU los periodistas pueden hacer su trabajo cuando en Rusia son críticos con el régimen terminan siendo procesados», agregó.

La líder cristianodemócrata se refirió también a la exigencia de EEUU de que Alemania aumente el gasto en defensa hasta llegar al 2,0% del PIB y recordó que esta petición no es algo que tenga su origen en la administración Trump sino que viene de más atrás.

«Se trata en primer lugar de mostrar a los socios de que Alemania cumple con aquello a lo que se compromete. No se trata de una exigencia nueva sino de algo que ya estaba presente en las conversaciones entre Barak Obama y la canciller Angela Merkel», señaló.

Además, según AKK, la necesidad de aumentar el gasto militar «no sólo tiene que ver con las relaciones con EEUU y los compromisos adquiridos en la OTAN» sino ante todo con la responsabilidad ante los soldados alemanes que participan en misiones internacionales.

«Tenemos la responsabilidad de que los soldados que enviamos a misiones internacionales estén bien equipados», dijo.

AKK añadió que la UE y EEUU se encuentran ante una serie de retos comunes como la inestabilidad que existe en regiones vecinas a Europa, la amenaza cibernética y el «desafío sistémico» que representa China.

«China es un desafío sistémico. Durante la guerra fría defendíamos la idea de que sólo podía haber prosperidad en una sociedad abierta y esto terminó imponiéndose a más tardar con la caída del muro de Berlín, Ahora nos enfrentamos al hecho de que China logra un gran peso económico sin compartir muchos de nuestros valores», dijo.

«China es un reto, un competidor que no se debe subestimar pero no es un enemigo», precisó.

Otro desafío es el que representa la crisis climática ante la que Europa y EEUU, según AKK, tienen que encontrar una estrategia común.

«Al margen de la posición que tenga el ejecutivo estadounidense ante el Acuerdo de París no podemos olvidar que muchas de las nuevas tecnologías que pueden ayudar a reducir emisiones vienen de EEUU», subrayó.

«Además, si las dos sociedades más prósperas, la estadounidense y la europea, no logran una estrategia para hacer frente a la crisis climática difícilmente se va a poder dar un impulso a esa lucha en el mundo entero», dijo.